BENEDICTO XVI y LA PIEDAD POPULAR

miércoles, 29 de junio de 2011

Triduo al Sagrado Corazón de Jesús

Publicamos este triduo al Sagrado Corazón de Jesús.

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

HIMNO
Por la lanza de su costado
brotó el río de pureza,
para lavar la bajeza
a que nos bajó el pecado.
Cristo, herida y manantial,
tu muerte nos da la vida,
gracia de sangre nacida
en su fuente bautismal.
Sangre y agua del abismo
de un corazón en tormento:
un Jordán de sacramento
nos baña con el bautismo.
Y, mientras dura la cruz
y en ella el Crucificado,
bajará de su costado
un río de gracia y luz. Amén


Ant. 1: En ti está la fuente de agua viva; nos das a beber
del torrente de tus delicias. Aleluya.

Salmo 33
Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren.
Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor, y me respondió,
me libró de todas mis ansias.
El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles y los protege.
Gustad y ved que bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él.
Todos sus santos, temed al Señor,
porque nada les falta a los que le temen;
los ricos empobrecen y pasan hambre,
los que buscan al Señor no carecen de nada.
Venid, hijos, escuchadme:
os instruiré en el temor del Señor;
¿Hay alguien que ame la vida
y desee días de prosperidad?
Guarda tu lengua del mal,
los labios de la falsedad;
apártate del mal, obre el bien,
busca la paz y corre tras ella
Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de sus angustias;
el Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos.
Aunque el justo sufra muchos males,
de todos los libre el Señor.
El Señor redime a sus siervos,
no será castigado quien se acoge a él.
Gloria al Padre…
Como era en el principio…

Ant. 1: En ti está la fuente de agua viva; nos das a beber
del torrente de tus delicias. Aleluya.

Ant. 2: Venid a mí, dice el Señor, todos los que estáis
cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Aleluya.

Cántico (Col 1)
Damos gracias a Dios Padre,
que nos ha hecho capaces de compartir
la herencia del pueblo santo en la luz.
Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas,
y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido,
por cuya sangre hemos recibido la redención,
el perdón de los pecados.
Él es imagen de Dios invisible,
primogénito de toda criatura;
porque por medio de él
fueron creadas todas las cosas:
celestes y terrestres, visibles e invisibles,
Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades;
todo fue creado por él y para él.
El es anterior a todo, y todo se mantiene en él.
Él es también la cabeza del cuerpo: de la Iglesia.
Él es el principio, el primogénito de entre los muertos,
y así es el primero en todo.
Porque en él quiso Dios que residiera toda plenitud.
Y por él quiso reconciliar consigo todos los seres:
los del cielo y los de la tierra,
haciendo la paz por la sangre de su cruz.
Gloria al Padre…
Como era en el principio…

Ant. 2: Venid a mí, dice el Señor, todos los que estáis
cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Aleluya.
(Pídase la gracia que se desea alcanzar,
Padrenuestro, Avemaría y Gloria)

Oración:
Dios todopoderoso,
al venerar el Sagrado Corazón de tu Hijo unigénito,
recordamos los beneficios de su amor para con nosotros;
concédenos recibir de esta misma fuente divina
una inagotable abundancia de gracia.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares